Qué es el interés simple y cómo calcularlo fácilmente

La educación financiera sigue siendo, desgraciadamente, una de las asignaturas pendientes en nuestro país. A continuación, te ofrecemos todo lo que necesitas saber sobre el interés simple y el compuesto para que conozcas la capitalización de las operaciones financieras que solicites.

Qué es el interés simple

Es el que se aplica al capital inicial que se mantendrá durante la duración del depósito, crédito o producto financiero adquirido. Este tipo de interés no varía y se calcula para los pagos y cobros a realizar dependiendo siempre del dinero invertido o solicitado. Por lo general, se aplica en operaciones con una duración máxima de un año.

Calcular el interés simple

Es fundamental porque vas a saber cuánto vas a tener que pagar, o a recibir, de intereses tras la solicitud de un crédito o tras la finalización de un depósito. Se te recomienda llevar a cabo esta básica operación antes de firmar nada para poder llevar a cabo las comparativas necesarias entre las distintas entidades financieras lo que te permitirá elegir la que te ofrezca las mejores condiciones.

Fórmula del interés simple

La siguiente fórmula es la más eficaz para conocer la cifra del interés simple. VF (Valor futuro)= VA (valor actual) (1 + n (periodo de tiempo) * i (interés).

Ejemplo de interés simple. Imagínate que solicitas 1000 euros en tu banco a un interés del 5 % a pagar en cinco años. Cada año tendrás que pagar 50 euros de intereses siendo la cantidad total a pagar 1250 euros.

Diferencias entre interés simple y compuesto

El interés compuesto le añade los intereses a pagar al capital inicial. En el ejemplo anterior, el primer año se calcularía el 5 % de interés sobre 1000 euros teniendo que pagar 1050. El segundo año, se calcularía el mismo interés sobre esta última cantidad por lo que tendrías que pagar 52,5 euros de interés y así sucesivamente. Esto conlleva que:

  • El capital inicial aumente progresivamente.
  • El interés se aplica sobre un capital que varía tras cada periodo.
  • El interés compuesto no deja nunca de crecer provocando el pago de una cantidad de dinero demasiado alta.

 

La fórmula para su obtención es la siguiente. VA (valor actual)= VF (valor futuro) (1 + i (tasa de interés))^n (periodo de tiempo específico). Al solicitar 1000 euros para pagar en 5 años terminarías pagando 1276 euros siendo 26 euros más cara esta opción que la del interés simple.

Esta última práctica se suele aplicar en algunos tipos de créditos o hipotecas. Aumentando la cifra anterior puedes deducir que vas a terminar pagando más intereses casi que el capital solicitado. Sin embargo, esta práctica es totalmente legal por lo que, como te indicábamos al principio, es recomendable tener cierta educación financiera para evitar este tipo de situaciones.

¿Cuál es el problema? Básicamente, que las entidades financieras apuestan por ofrecer el interés simple para los depósitos, cuando tienen que pagarte, y el compuesto en el resto de su oferta, cuando tienes que pagar. Optando por esta segunda opción también observarás que te prestan más capital lo que siempre es un atractivo para poder comprarte una casa o algo de mayor valor.

No olvides que las fórmulas arriba indicadas las puedes realizar cómodamente en tu casa o buscar en Internet algunas calculadoras específicas que te calculan la cifra a pagar en segundos. Insistimos, realiza estos cálculos con la información que te de tu banco, o los bancos que hayas consultado.

Revisa también si hay otras variantes que incidan en el pago del interés compuesto para evitarte sorpresas poco recomendables. Solo así lograrás pagar una cantidad justa por el dinero que te han prestado.

Compartir es vivir:
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Quizá te interese: